UNETE

06 septiembre 2011

Demonios Fuera



La Biblia nunca llama el echar fuera los espíritus inmundos de la gente "exorcismo." La palabra "exorcismo" nunca aparece en la Biblia. Por lo tanto, la palabra exorcismo no es del Señor sino del diablo. Ni su definición en los diccionarios de Webster y Oxford dice que el exorcismo es la obra de Dios. Dicen que la palabra "exorcismo" y el mismo acto del exorcismo son todo lo contrario. Dicen que el exorcismo es del diablo, según la definición de la Biblia. Ambos diccionarios declaran que el exorcismo es el acto o el proceso de exorcizar; conjuración; ritos inescriturales practicados para este propósito por hombres usando una fórmula atribuida a nada más que a la magia negra, que otra vez es del diablo según la Palabra de Dios.  Jesús nos dice en:

Evangelio de San Mateo 12.26-27
Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino? Y si Yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿por quién los echan vuestros hijos?

Si Satanás echara fuera a Satanás, el mundo estaría falto de pecado. Pero el mundo no está falto de pecado. Está más pecaminoso que nunca, tal como Jesús dijo que estaría antes del fin del tiempo.
El Exorcismo es conjuración. Ambos diccionarios dicen que la "conjuración," o el "exorcismo," es "hechizo, encantamientos para la práctica de artes mágicas." Encantos ni magia pueden echar fuera demonios. Ni ritos demoníacos sagrados, brujería, hechicería, diabolismo, lo maligno, ni la magia negra pueden echar fuera demonios. Solamente el poder de Dios, que es la Palabra, el Espíritu de Dios, puede hacer este milagro. Usando estas tácticas infructuosas y demoníacas, y fingir echar fuera a los demonios es una táctica usada por una religión en particular que es grande, política e inescritural para el propósito de convencer a la gente que el poder de Dios está dentro de su orden religioso.  Su doctrina prohíbe que sus congregaciones lean la Biblia porque si lo hacen, reconocerán las mentiras que su falsa religión le ha enseñado. Ambos diccionarios declaran que esta religión que enseña la palabra y el acto satánico del exorcismo está conectada con otras prácticas satánicas tales como la "adivinación, la astrología, clarividencia, el presagio, sortilegio, necromancia, taumaturgia, o el hacer milagros, alquimia, prestidigitación, juego de manos, y mañas atribuidas a demonios." Todo lo ya mencionado se atribuye a los poderes demoníacos. El Encantamiento es "la recitación de fórmulas mágicas, la declaración de una palabra o de palabras (como el nombre de una deidad) de poder mágico -poderes malignos-, o la función de un procedimiento mágico y ritual." Éste es un poder oculto también llamado "hechizo o encantamiento." Espero que estés de acuerdo con la Biblia y los diccionarios Webster y Oxford que tales prácticas no son de Dios sino del diablo. 

Evangelio de San Mateo 8.16
Le trajeron a Él muchos endemoniados; y con la Palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos (por la misma Palabra) 

Evangelio de San Mateo 12.38

Si Yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el Reino de Dios.
  
Vemos en estas dos escrituras que los demonios, los espíritus inmundos, se echan fuera sólo por la Palabra de Dios y el Espíritu de Dios.

Evangelio de San Juan 14.30
Viene el príncipe de este mundo [el diablo], y él nada tiene en Mí

Evangelio de San Juan 14.6
Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre, sino por Mí

Evangelio de San Juan 8.44
Satanás es mentiroso, y padre de mentira.

Evangelio de San Juan 10.10
El ladrón [Satanás] no viene sino para hurtar y matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia .

Si verdaderamente deseas pasar la eternidad en el Cielo, si verdaderamente deseas poder sobre el diablo, el pecado, tu carne, y los deseos del mundo; si verdaderamente deseas poder sobre la muerte, el Infierno y el sepulcro, aquí está la fórmula para obtener este poder. Amar a Dios sobre todas las cosas y obedecer su palabra. Dios no le forzará a nadie santificación ni separación del mundo por algún acto milagroso de poder. Cristo, por el poder del Dios Trino viviendo en Él, nunca pecó. Él experimentó una vida perfecta, divina, y toda inclusiva para nosotros, experimentó una muerte toda inclusiva en la cruz por nosotros, y experimentó una resurrección y ascensión excelente y toda inclusiva para nosotros. Cuando Él regresó al Cielo en Su resurrección y ascensión glorificada, Dios en el Cielo se convirtió en algo diferente a lo que jamás había sido anteriormente, "un Dios-hombre," tanto Dios como un hombre perfeccionado. Dios ahora es Dios el Padre, Dios el Hijo, Dios el Espíritu Santo, y Dios, la vida y la naturaleza humana, perfeccionada, mezclada con la vida y la naturaleza divina. Cristo ahora se ha convertido en el Espíritu de vida para nosotros, el Bautismo del Espíritu Santo, y el Consolador que nos enseña todas las cosas día por día.
Jesucristo prefirió salvarnos eternamente, que salvar Su propia vida humana mortal y temporal, enviando al Espiritu Santo para, perfeccionar nuestros espíritus humanos y nuestras vidas, convirtiéndose en nuestra vida, nuestro poder, nuestra sabiduría, nuestra resurrección, nuestra ascensión, y nuestro todo. Cuando la gente primero le clama y luego le obedece a Él, será salva, cambiada, y elevada a unidad con Dios, todo por la presencia de Cristo viviendo en ellos, mediante el Espiritu Santo. Los que éramos prisioneros del diablo, ahora, por la obediencia a Dios, hemos sido conducidos por Cristo en la cautividad de la vida inmortal de Dios para que podamos vivir con Él en el Cielo para siempre. Está escrito:

 Carta a los Efesios 4.8
Subiendo a lo alto [Cristo], llevó cautiva la cautividad, y dio dones [de vida eterna y poder] a los hombres

Carta a los Filipenses 2.9
Por eso Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre 

Cristo destruyó el poder del diablo sobre todos aquellos que le han clamado y obedecido a Él en todo, aquellos que creen que Él tiene todo el poder en el Cielo y en la tierra para llevar a cabo esta gran obra de salvación, la unidad con Dios, en sus vidas.

Libro de hechos de los Apostoles 4.12
Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el Cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos

Cuando los pecadores le claman a Él, tienen que ponerse de acuerdo a arrepentirse y abandonar sus vidas pecaminosas y sin poder. Tienen que ponerse de acuerdo a desear Su vida eternal más bien que su propia vida temporal. Tienen que ponerse de acuerdo a desear que Él desarrolle dentro de ellos una vida humana y naturaleza perfecta para su obediencia de modo que puedan convertirse en la manifestación al mundo de Su vida y poder en ellos. Tienen que ponerse de acuerdo a desear la plenitud del desarrollo del Espíritu en ellos y Su liderazgo, conducción, y dirección para ellos en este mundo.

Evangelio de San Juan 1.1
En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios 

 Dios es Dios. Él también es la Palabra de Dios que se convirtió en "carne, y habitó entre nosotros" (Jn. 1:14). Por la primera vez en la historia Él vivió en un cuerpo humano llamado Jesús. Aquellos que creen solamente en Él, comiendo y bebiendo de Él diariamente, lo contendrán a Él.  Cuando Él vive en nosotros, Él se convierte en nuestra vida y nuestro poder.  Si nos morimos antes de que Él venga, Su vida y poder resucitarán nuestros cuerpos mortales de entre los muertos. Es de suma importancia que creamos la Palabra de Dios y la leamos diariamente para que Su vida y poder puedan permanecer en nosotros hasta el día de nuestra muerte. Si leemos la Palabra de Dios, oramos, y hacemos lo que la Palabra de Dios nos manda, adquirimos más fuerza y consolación espiritual.  Si somos fieles en hacer estas cosas sencillas, Él nos dará el Bautismo del Espíritu Santo y dones de poder, que nos permiten echar fuera demonios, sanar a los enfermos, limpiar los leprosos, resucitar a los muertos, y hacer otros milagros poderosos. Es muy importante que todos aprendan estos secretos o misterios espirituales, porque son la única manera de recibir y retener la vida eterna.  Vencemos deseos y pensamientos sucios. Y sabemos que vencemos al mundo, y al diablo porque Dios en Cristo está en nosotros por el Espíritu, y podemos sentir Su vida y presencia dentro de nosotros.  Por tenerlo a Él viviendo en nosotros y por nuestro vivir en Él, obedeciéndolo, "somos más que vencedores [en todas las cosas] por medio de Aquel que nos amó" (Ro. 8:37).
La vida de Dios es eterna. Nuestra vida es temporal sin Él. Dios le ha dado vida a todo, desde la hierba, a la vida de las plantas, a los pescados, los pájaros, las bestias, las cosas que se arrastran, los hombres y los ángeles del Cielo.  Todas las vidas aquí mencionadas son temporales.  Estas vidas sólo duran unos cuantos días, meses, o años, con la excepción de los ángeles en el Cielo.

Si has tratado de ser libre de cualquiera de la grande variedad de demonios que puedan poseerte a ti, tu familia, o tus amigos, tales como los demonios de autodestrucción, adulterio, fornicación, homosexualidad, lesbianismo, odio, mentira, hurto, alcohol, suicidio, depresión, drogas o asesinato, el cual incluye aborto, y has fracasado, clámale al Señor. Él no sólo te librará de estos demonios, sino que te dará poder y salvará tu alma. Dí esta oración:

Mi Señor y mi Dios, ten misericordia de mi alma pecadora. Yo creo que Jesucristo es el Hijo del Dios viviente  Creo que Él murió en la cruz y derramó Su preciosa sangre por el perdón de todos mis pecados Creo que Dios resucitó a Jesús de entre los muertos por el poder del Espíritu Santo. Abro la puerta de mi corazón, Tú no me rechazarás, Señor Jesús; Tú perdonarás mis pecados y salvarás mi alma y te agradezco, Señor Jesús, por salvar mi alma, y te mostraré mi agradecimiento haciendo como Tú mandas y no pecar más.

Usted acaba de completar el primer paso en una serie de cinco pasos que se requieren para recibir la salvación. Su segundo paso es negarse a sí mismo y aceptar la cruz cada día con el propósito de mortificarse, es decir, para darle muerte a su propia voluntad, a su ser autosuficiente, y al mundo con todos sus deseos. Todos estos tienen que ser bautizados en la muerte de Cristo. El tercer paso es su resurrección de la vida satánica de Adán a la vida libre de pecados de Cristo. El cuarto paso es su ascensión a una posición de autoridad para reinar por Dios en la tierra, y el quinto paso es reinar por Dios en la tierra hasta el fin con el propósito de traer el reino del Cielo a la tierra. Usted tiene que aprender la Palabra de Dios, luego someterse y hacer lo que la Palabra dice, para que la Iglesia y el mundo puedan ver pruebas de su sumisión a la Palabra de Dios, Su orden, y Su autoridad en usted y por usted.

Jesucristo les dio a los cristianos Poder y Autoridad para echar fuera demonios, espiritus inmundos y sanar enfermedades.

Evangelio de Mateo 10.1-2
Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia.
Evangelio de Marcos 6.7
Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los Espíritus inmundos.
Evangelio de Marcos 6.13
Y echaban fuera muchos demonios y ungian con aceite a muchos enfermos y los sanaban.
Evangelio de Lucas 9.1
Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades.
Evangelio de Mateo 18.18
De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.

Esto no era solo para los 12 discípulos sino para todos los que a el se entregan y viven para el.

Evangelio de Lucas 10.17
Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.
Evangelio de Marcos 16.17-18
Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.
Lucas 10:17-19. Jesús nunca nos dijo que le oráramos a Él para echar fuera demonios. Él nos ha dado autoridad. Lucas 10:19 nos dice que tenemos poder y autoridad sobre los demonios.
En el Evangelio de San Marcos 1.21-28

Se relata como Jesus echo fuera a un espIritu inmundo que poseia a un hombre que estaba en la sinagoga (iglesia actual). Lo que indica que con solo asistir a la iglesia (aunque si es importante que nos congreguemos) no es suficiente para ser limpio y libre o tener autoridad sobre los demonios. Se requiere una vida de mucha oración y una entrega total al Señor. Hay espiritus (o generos de espiritus) que no podran ser echados fuera sin hacer oración y Ayuno. En una ocación los dicipulos no pudieron echar fuera un demonio de una persona. Y luego de que Jesus lo echara fuera dijo en:

Evangelio de San Marcos 9.29
y les dijo: Este genero con nada puede salir, sino con oración y ayuno.

hay un ejemplo de lo que puede pasar cuando alquien que no ha recibido la aurodidad de Jesus trata de dominar a un demonio.

Libro de los Hechos de los Apostoles 19.13-16
Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo. Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían esto. Pero respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois? Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos.

Evangelio de San Juan 14.13-14
Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.
Carta a los Efesios 1.21-22
Sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia.
1 Carta del  Apostol  San Pedro 3.22
Quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.
Carta a LosFilipenses 2.10-11
Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

¿Cómo  se llama el don o ministerio de echar fuera demonios?

En realidad la Biblia no dice que hay un “don de echar fuera demonios”. La Biblia dice que “en mi nombre echarán fuera demonios” (Marcos 16:17).  Lo más cercano a esta acción de echar fuera demonios es “liberar” y por eso algunos lo han denominado “ministerios de liberación” pero la Biblia habla de “libertar” no necesariamente con la acción de echar demonios fuera de alguna persona sino que lo aplica también a la liberación que se obtiene por medio de la predicación del evangelio.  Por lo tanto, el evangelismo en sí es un ministerio de liberación.  Cuando las personas son evangelizadas lo que ocurre es la ‘liberación’.  La Biblia dice que todos los creyentes verdaderos en Cristo “han sido liberados”.

Carta a los Colosenses 1.13-14
13 Porque Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado, 14  en quien tenemos redención: el perdón de los pecados.

Cuando las personas son verdaderamente salvadas son liberadas:

    1 Del poder de las tinieblas (Diablo y sus demonios)
    2 Del poder del pecado
    3 De la condenación eterna

La Biblia enseña que la manera principal de limpiar las personas de la influencia de los demonios y del poder del pecado es por medio de la predicación de la Palabra de Dios y la obra del Espíritu Santo en las vidas:

Evangelio de San Juan 15.3
Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado
Segunda carta a  Timoteo 2.24-26
24 Y el siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido, 25  corrigiendo tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad, 26  y volviendo en sí, escapen del lazo del diablo, habiendo estado cautivos de él para hacer su voluntad.
Carta a los Romanos 1.16
Porque no me averguenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree; del judío primeramente y tambien del griego.            

Los Cristianos ya no son (no están bajo el poder) del diablo ni de los demonios los cuales no tienen poder sobre ellos ni sobre sus vidas, pues la Biblia dice en:

Primera Carta de San Juan 5.18
Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.

Después de convertidos participan de la ‘santificación’ igualmente por medio de la ministración de la Palabra y el poder el Espíritu Santo. De esta manera los creyentes logran poder sobre la carne y llegan a dominar los malos hábitos carnales en su vida de manera que pueden crecer espiritualmente y derrotar a los demonios.